Yo no tengo amigos ¡porque me los como!

Mundinovi es un material educativo pensado para educar en valores a través de historias representadas con marionetas. En Navarra se ha creado recientemente un grupo de personas voluntarias encargadas de hacer esas represetaciones en diferentes lugares. Te contamos aquí como son esas historias.

“Rana” está preparando su comida preferida, hoy tiene un invitado muy especial “Drago”. “Drago”  ha prometido enseñarle a echar fuego, pero lo que no sabe “Rana” es que ella misma forma parte del menú.

Su amigo “Tucán” le ha advertido de que “Drago” es muy peligroso, pero ella no le ha hecho caso. Está harta de ser rana, las ranas solo saben saltar y nadar y  eso es un aburrimiento; ella quiere volar, cabalgar, echar fuego…

Enseguida aparece “Drago” y deja paralizada a “Rana” con su saliva pegajosa.

Hoy como rana asada, hoy como rana asada, acaramelada”- dice “Drago” mientras ríe.

En un descuido de “Drago”, “Tucán”, que se había quedado escondido a pesar de ser despachado por “Rana”, le salva y se la lleva volando.

“Rana”, aunque agradecida, sigue insatisfecha con su vida; hasta que un día, gracias  a su capacidad para nadar y saltar, salvará a “Tucán” de morir ahogado.

Esta es la historia resumida de uno de los relatos escritos por Maite Pérez Larumbe para el grupo de marionetas “Mundinovi” de medicusmundi. Después de la representación permite hablar con el público infantil sobre la amistad, los deseos y la autoestima.

En el pasado diciembre, el grupo de voluntariado marionetista de medicusmundi ha representado esta historia en dos eventos sobre “consumo responsable” en Sarriguren y Pamplona. Aunque su argumento no trata específicamente el “consumo responsable” nos pareció adecuado en ese contexto.

La historia de la humanidad está llena de “Dragos”, y el “modelo de consumo actual” es uno de ellos. Un “Drago” que se come el planeta y a sus habitantes, que se come el presente y se está comiendo el futuro, que nos promete satisfacer todos nuestros deseos y luego nos inmoviliza con su saliva pegajosa.

Al igual que “Rana” somos sus víctimas, pero igualmente, muchas veces somos sus cómplices.

La historia también está llena de “Tucanes”, cientos de miles de personas, iniciativas, colectivos, movimientos y asociaciones que luchan día a día por un consumo más responsable, respetuoso con el medio ambiente y con las personas, y que nos recuerdan que podemos ser “Tucanes” y que “Drago” ni tiene  amigas, ni tiene amigos, ¡porque se los come!

Si te parece interesante... ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone