Una gestión transformadora en doce meses ilusionantes

Hace poco más de un año que la renuncia del ex-ministro Alfonso Cabrera abrió la puerta a un ilusionante equipo técnico para el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social de Guatemala.

La toma de posesión de la doctora Lucrecia Hernández Mack, y su gabinete de viceministros, supuso el comienzo de la transformación del sistema público de salud guatemalteco. Un sistema de los más débiles de la región, logrando progresivamente mejorar el acceso universal de la población, especialmente de aquellos tradicionalmente excluidos del mismo: las mayorías indígenas y campesinas.

Fue una acción arriesgada e innovadora, donde activistas de la sanidad pública guatemalteca, aliados en torno a la defensa del acceso público y universal a la salud, asumieron el mando del Ministerio de manos del actual presidente de la República, Jimmy Morales. Este cambio supuso una experiencia enriquecedora de empoderamiento de la sociedad civil y acceso a la toma de decisiones, en un sector, socialmente sensible y necesitado de participación como el de la salud.

En estos doce meses el equipo ministerial ha ido construyendo paso a paso una red nacional de atención en salud integral e incluyente de acuerdo al Modelo Incluyente de Salud, avalado por la experiencia de medicusmundi, y de Redes Integradas de los Servicios de Salud, propuesta innovadora de la Organización Panamericana de la Salud para llevar a la práctica los postulados de la Atención Primaria en Salud emanados desde Alma Ata.

Pasado más de un año el impacto en la salud de la población guatemalteca es palpable, muy valorado por los y las ciudadanas del país y reconocido por las instituciones internacionales. Paso a paso, despacito, se ha ido avanzando en el rezago que durante décadas ha ido acumulando el sistema público de salud guatemalteco, venciendo obstáculos perennizados dentro del sistema tales como la debilidad institucional, las malas prácticas administrativas y la corrupción sistémica. Hoy día, la salud es un derecho que está al alcance para más guatemaltecos y guatemaltecas.

Desgraciadamente, los acontecimientos recientes en torno “a la expulsión”, por parte del Presidente de la República, del Comisionado Iván Velásquez, referente de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, obstaculizan la posibilidad de llevar la justicia y la transparencia a Guatemala, y dificultan que el plan de trabajo que venía desarrollando este gabinete ministerial, sea ética y políticamente posible dentro de este gobierno. Esta acción ha conllevado la renuncia de la Ministra de Salud y su gabinete, dejando un periodo de incertidumbre en torno a la continuidad de este proceso transformador que ojalá no pare.

Desde medicusmundi NAM seguiremos apoyando la configuración de una red nacional de atención en salud integral e incluyente en Guatemala y reconocemos el esfuerzo de este gabinete ministerial de salud, avalando su desempeño y aplaudiendo su decisión a la vista de los tristes acontecimientos políticos del fin de semana. Este equipo ha trabajado con compromiso y responsabilidad durante trece meses, y sus semillas de transformación social estamos seguros de que germinarán a pesar de los nubarrones que se ciernen sobre el país centroamericano.


Carta de renuncia de la Ministra de Salud de Guatemala y su equipo.
Carta de renuncia de la Ministra de Salud de Guatemala y su equipo.
Si te parece interesante... ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone