Todos los caminos llevan a la cobertura sanitaria universal

Reproducimos hoy un artículo del Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, publicado originalmente en www.thelancet.com, porque nos parece que trata un tema clave para hacer accesible el derecho a la salud para todas las personas, ¡y eso nos interesa mucho!

Todos los caminos llevan a una cobertura sanitaria universal, y esa es nuestra prioridad en la OMS. Para mí, la cobertura sanitaria se reduce a una cuestión ética. ¿Queremos que nuestros vecinos mueran a causa de la pobreza? ¿O que haya millones de familias endeudadas debido a que, al carecer de un seguro médico, los gastos son inabarcables? La cobertura sanitaria es un derecho humano.

Alrededor de cuatrocientos millones de personas no tienen acceso a servicios sanitarios básicos y un cuarenta por ciento de la población mundial carece de protección social. Piensa en la realidad humana que se esconde tras estas cifras: la madre joven que muere en el parto, porque se encuentra en una situación delicada al no tener acceso a atención sanitaria; el niño que tiene que dejar el colegio porque su familia está endeudada por los gastos médicos, y el adulto que vive en una ciudad de un país de renta media, sufre de una enfermedad no contagiosa y por ello no obtiene tratamiento.

Sé por experiencia propia que es posible que todos los países logren una cobertura sanitaria universal, que incluya intervenciones médicas básicas. El artículo publicado en esta misma revista, The Lancet Global Health, de Karin Stenberg y sus colegas, demuestra que incluso los países con ingresos bajos pueden conseguir progresos. A pesar de tener diferentes niveles de desarrollo económico, muchos han logrado una cobertura sanitaria universal, lo que pone en evidencia que se trata más de un reto político que económico.

El mundo está de acuerdo en cuanto a la cobertura sanitaria universal. La meta 8 del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 (ODS 3) establece el objetivo para 2030: conseguir una cobertura sanitaria universal, que incluya seguros médicos y acceso a servicios básicos sanitarios de calidad, medicamentos y vacunas seguras, efectivas, de calidad y asequibles. ¿Cómo va ayudar la OMS a conseguir una cobertura sanitaria universal?

Esta última es, en esencia, una decisión política que corresponde a cada país y gobierno, con necesidades únicas, y que solo a través de negociaciones políticas concretas podrá definir la movilización de sus recursos nacionales. La OMS será el catalizador proactivo de esta defensa y compromiso, a partir de las estructuras políticas y de los líderes, entre los que se encuentran jefes de estado y parlamentos nacionales.

Los países también necesitan saber dónde se sitúan con respecto a la cobertura sanitaria universal, así como dónde se encuentran con respecto a otros países. Por eso, la OMS desarrollará un sistema de medición basado en los indicadores del ODS 3.8, para ir clasificando a los países en su objetivo de conseguir la cobertura sanitaria universal.

Es más, tendrán que aprender de sus vecinos, en especial de aquellos con contextos políticos y económicos similares. Por su parte, la OMS documentará las mejores prácticas de cobertura sanitaria universal a nivel nacional. Hay países que tendrán una cobertura social de mayor calidad mientras que otros lo harán en protección social; unos harán énfasis en una categoría (por ejemplo, la reproductiva, maternal o en el cuidado infantil), y otros, quizás, en enfermedades no contagiosas o salud mental. Tomarán vías diferentes a partir de servicios públicos o privados, aunque la financiación pública siempre tendrá que proveer de protección social a los pobres, con el fin de lograr una mayor igualdad y sin excluir a nadie.

Podrán solicitar también asistencia técnica en cuanto conozcan el camino a seguir. La OMS deberá estar preparada para proveérsela según sus necesidades específicas, en todos los ámbitos relacionados con el aspecto sanitario del ODS 3.8, además de apoyar y contribuir a los avances recientes entre los que se encuentran la polio, el VIH/SIDA, enfermedades tropicales desatendidas, maternidad y pediatría. Debido a lo importante que es el acceso a medicamentos, vacunas y diagnósticos en la cobertura sanitaria universal, también lo son las actividades de la OMS para promover la precalificación de vacunas, medicamentos esenciales y listas de diagnóstico. Además, la cobertura sanitaria universal no solo incluye atención médica, sino que promueve la salud y la prevención en un nivel sanitario más general, porque poseer una plataforma de atención primaria funcional y comprometida con la sociedad es la base de la cobertura sanitaria universal, dentro del sistema sanitario.

La cobertura universal y las emergencias sanitarias están relacionadas, son dos caras de la misma moneda: reforzar los sistemas de salud es la mejor forma de protegerse contra las crisis sanitarias. Los brotes serán inevitables, pero no las epidemias, así que la mejor defensa son los sistemas sanitarios funcionales. La OMS seguirá implementando el Reglamento Sanitario Internacional y aplicará métodos de evaluación conjunta en diferentes países, setenta para finales de 2017.

Conseguir una cobertura sanitaria universal requiere de innovaciones y, también, como lo que no se mide no se puede gestionar, se necesitan datos. La OMS medirá el progreso a partir de los indicadores sanitarios de los objetivos de desarrollo sostenible. Sin embargo, la cobertura sanitaria universal no es un fin en sí mismo, el objetivo es mejorar el resto de los objetivos sanitarios de desarrollo sostenible.

Tenemos una oportunidad histórica para lograr mejoras que transformen el mundo de la salud. Utilicémosla en la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre de 2017, para conseguir que la cobertura sanitaria universal se convierta en una realidad para mucha más gente.

Soy el director general de la OMS y este es mi único interés.

Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.


Publicado originalmente en www.thelancet.como. Aquí puedes leer el artículo original en inglés: All roads lead to universal health coverage

Damos las gracias por la traducción de este artículo a Laura Lobo, voluntaria de medicusmundi Navarra-Aragón-Madrid.

Si te parece interesante... ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone