“Que cada vez se den más víctimas civiles en los conflictos, no es un error es un objetivo”

Carlos Martín Beristain fue el encargado de inaugurar el 7 de marzo las jornadas “Conflictos, reconciliación y convivencia” organizadas por medicusmundi y financiadas por el ayuntamiento de Burlada, con una charla-debate en la Casa de Cultura bajo el título “¿Cómo se reconstruye el tejido social después de la violencia?”

Carlos Martín Beristain, médico y doctor en psicología de la salud, desarrolló un relato fluido, lleno de ideas fuerza; “titulares” que sintetizan teoría y experiencia, ¡mucha experiencia!; 26 años de trabajo hacen que sus reflexiones se acompañen constantemente de ejemplos en diferentes países y continentes.

Esta charla buscaba mostrar elementos comunes de “la reconstrucción del tejido social después de la violencia” en realidades y contextos muy diferentes.

El miércoles 29 de marzo será la última sesión, con el teatro-forum ¿Y tú, qué?. Información e inscripción (gratuita pero necesaria) AQUÍ.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“No es un error es un objetivo”

Empezó Carlos afirmando que en los conflictos violentos actuales el control del tejido social (espacios colectivos, etc.) se ha convertido en un objetivo militar, y la mejor manera de controlar este tejido es controlar la vida de las mujeres.

“Que cada vez se den más víctimas civiles en los conflictos, no es un error es un objetivo”.

 “Dignificar a las víctimas”

Afirmó también que el olvido forzado no funciona en la reconstrucción social; las víctimas necesitan entender y a veces la culpa ocupa el lugar del sinsentido. Necesitan saber la verdad, entender la dinámica de lo ocurrido, poder cerrar su duelo, ¿qué pasó?, ¿dónde están sus seres queridos?; necesitan un marco de reconocimiento y ese reconocimiento no solo tiene que ver con el pasado, también tiene que ver con el presente, como por ejemplo la recuperación de tierras de sus familiares muertos; necesitan acciones que ayuden a transformar sus vidas; necesitan hablar y ser escuchadas.

La dignidad es fundamental porque la violencia trata a la víctima con desprecio. Con el reconocimiento, las víctimas, doblemente negadas hasta ese momento, levantan la cabeza, y la bajan los altivos.

“Hay que empezar a hacer cuando todavía no se puede hacer”

La impunidad es la argamasa del conflicto, crea impotencia afectiva y cronifica el impacto porque impide a la sociedad reconstruirse. Pero alimentar la impotencia es una mala receta y hay que buscar las rendijas, “hacer algo cuando todavía no se pude hacer”. En Colombia, antes del proceso de Paz se recogieron testimonio de 1000 casos de mujeres que habían sufrido la violencia “informe la verdad de las mujeres” , y eso se pudo hacer y sirvió una vez comenzado el proceso y podrá servir para una futura comisión de la verdad en Colombia. Algunos colectivos, como las mujeres, se invisibilizan en los conflictos armados y luego no se les considera en los procesos de resolución.

El proceso, el proceso del ¿cómo hacer? es importante, no basta con que se pongan de acuerdo los dirigentes; hay que activar procesos sociales, activar la participación de la gente para que la memoria histórica tenga utilidad, generar condiciones para el diálogo, priorizar lo humano evitando la utilización política del sufrimiento, atreverse a cruzar la barrera de la solidaridad; hay que tener una política de reconstrucción del tejido social.

Las cosas no pasan solas, hay que impulsarlas.

Con cuidado, con estrategia, con inteligencia, hay cosas que sí se pueden hacer.

frases Carlos

Si te parece interesante... ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone