Los papeles del paraíso

Bien podría ser el título del último estreno en los cines, pero, como sabrán a estas alturas, es el nombre de la filtración masiva de documentos que ha desvelado como multimillonarios y multinacionales de todo el mundo han estado moviendo grandes cantidades de dinero lejos del control de las autoridades fiscales del país en que residen o ejercen su actividad.

Ya tenemos un título interesante. A ver el reparto… Pues no está exento de glamour tampoco: una reina, Isabel II, dos estrellas del pop, Bono y Madonna, ¿qué más se puede pedir? Pues tenemos hasta dos pilotos de Fórmula 1.

8 hombres poseen ya la misma riqueza que 3.600 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad. La economía trabaja al servicio del 1% más rico, debilitando incluso la democracia. ¡Vaya! ¿Pero esta peli de qué iba? Con ese título no imaginaba que fuese de terror…

GESTHA, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda, calcula en 140.000 millones de euros el dinero que los grandes patrimonios españoles tienen en paraísos fiscales. Para que se hagan una idea, el presupuesto en 2017 para sanidad, uno de los sectores más castigados por los recortes, es de 4.093 millones de euros. ¿Se imaginan lo que se podría hacer con todo ese dinero? Pues con mucho menos, 500 millones de euros, se podría pagar el ingreso hospitalario de 1.118.568 personas en un día.

A las ONG y otros colectivos no nos gusta esta película, por eso nos estamos movilizando contra la desigualdad obscena y proponiendo medidas para acabar con ella: más protección social, más cooperación al desarrollo y también una mayor justicia fiscal, pues es clave la puesta en marcha de políticas tributarias justas, progresivas y suficientes, que sostengan las políticas sociales y medioambientales.

En los últimos años se ha oído mucho que no hay dinero. No hay dinero para educación. No hay dinero para salud. No hay dinero para luchar contra la pobreza. No hay dinero para políticas sociales. No hay dinero para cooperación al desarrollo… Casi llegamos a creernos el cuento, pero sí que lo hay, lo que pasa es que está mal repartido. Noticias como todas las que estamos leyendo a raíz de los papeles del paraíso lo demuestran y nos recuerdan que es necesario aprobar una Ley contra el Fraude Fiscal que apunte hacia la erradicación de los paraísos fiscales y la lucha contra la evasión de capitales y contra la corrupción.

No olvidemos que las políticas fiscales son la principal herramienta que tienen los Estados para financiarse.

¡Ups! Ya nos hemos puesto serios otra vez y se nos ha ido el hilo de la película. Vamos a ver si por lo menos somos capaces de sacarle una moraleja. ¿Quizá esta? La riqueza en sí no es un problema, ¡faltaría más! Pero si lo es la acumulación desmedida en unas pocas manos mientras una gran parte del mundo padece por el hambre, el frío, la violencia.

Si compartes esta idea, suma tu voz a la de todas las personas que ya estamos reclamando el fin de la desigualdad obscena.

Si te parece interesante... ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone