“La medicina académica y la tradicional se dan la mano para responder a las necesidades de la población”

Segunda parte del relato que Alberto Gil y Elena Jimeno nos están haciendo sobre viaje a Bolivia: Aquí nos cuentan su trabajo en las zonas donde medicusmundi apoya la Salud Familiar Comunitaria e Intercultural (SAFCI).

Si bien desde España en nuestras reuniones con el personal de medicusmundi, e incluso a nuestra llegada a Bolivia, nos explicaron esta nueva política de salud que se estaba implementando desde el gobierno y las diferentes organizaciones que trabajan en el ámbito de salud en el país andino; no la terminamos de comprender realmente hasta llegar a las áreas de intervención. Era en poblaciones como Caalaya, Curva o Amarete donde podías entender esta particular visión de la salud desde el primer nivel de atención. Ésta se hacía patente con sus centros de salud con adecuación intercultural en los cuales, gracias a la participación del personal de CEDEC y al impulso aportado por parte de medicusmundi; la Medicina Académica y Tradicional se daban la mano para cubrir las necesidades en materia de salud de sus poblaciones.

2016-vol-bol-5  2016-vol-bol-6
Médicos tradicionales (Kallawayas) preparan una mesa ritual típica (Curva, Octubre 2016).

La nueva forma de entender y hacer salud que plantea la SAFCI destaca por estar basada en 4 pilares fundamentales: intersectorialidad, interculturalidad, integralidad y participación social. En nuestro primer mes los que hemos podido observar con más detenimiento son los dos últimos.

En cuanto a la integralidad, que consiste en un enfoque y práctica de la salud como un todo que contempla a la persona en todas sus vertientes así como sus relaciones con la familia, la comunidad y el medio y, supone a su vez una aspiración a una sanidad pública universal no excluyente; pudimos participar directamente con la puesta en práctica de diversas tareas junto con el personal de salud de la zona. En primer lugar, a través del levantamiento y actualización de las carpetas familiares para la elaboración de la sala situacional de la comunidad, como forma de censo poblacional desde una perspectiva en salud. En segundo lugar, con la realización de atenciones integrales a toda la población, acudiendo a cada casa de la comunidad de Caata para revisar y tratar de atajar los diferentes problemas de salud y sociales que se pudieran presentar en los distintos integrantes de cada familia. Por último, la dispensación de medicamentos a aquellas personas que lo requerían y que no están cubiertas por los seguros públicos de salud (en Bolivia actualmente una gran parte de la población, desde los 5 y los 59 años de edad).

2016-vol-bol-8Atenciones integrales en la comunidad de Phiscapata (Caata, septiembre de 2016).

En el ámbito de la participación social, que busca el empoderamiento de las comunidades para la auto-organización y la gestión propia en el campo de la salud, participamos en diversos talleres y reuniones. Ejemplo de ello eran los talleres para la elaboración de los planes de salud, realizados a diferentes niveles (comunidad, municipio, sector), y en los que la comunidad y las autoridades se reúnen con el personal de salud para analizar sus problemas, buscar soluciones y organizarse para llevar las tareas propuestas a cabo. Otro tipo de reuniones eran los Comités de Análisis de la Información o CAI (también realizados a todos los niveles de forma trimestral), en los que el personal de salud junto con las autoridades de la comunidad y los médicos tradicionales, se reúnen para analizar distintos indicadores de salud, coordinar el trabajo pendiente e incluso hacer algún tipo de formación.

Quizás uno de los pilares y aspectos más importantes para poner en práctica dicha participación de la comunidad, era la elaboración de su propia estructura social de salud por medio de representantes locales (A.L.S. Autoridad Local de Salud) elegidos por los propios vecinos. Estos participan de todas las reuniones, talleres e incluso se coordinan junto con el personal de salud, para fortalecer el primer nivel de atención y la salud de su comunidad. A su vez, el compendio de las estructuras sociales de cada comunidad, conforma una de mayor rango a nivel municipal y así sucesivamente. Todo ello acaba construyendo un modelo realmente interesante de democracia participativa, en el que la propia población se implica y decide sobre temas de su propia salud, alejando a las comunidades del individualismo y, del que la sociedad occidental tiene mucho que aprender.

2016-vol-bol-10

Taller para la elaboración del Plan Comunal de Salud (Cañizaya, Octubre 2016)

¿Cómo viven las gentes de Caata? Algunas experiencias sobre la realidad de las poblaciones rurales andinas.

El asombro constante ha sido la tónica general desde nuestra llegada a Charazani y Caata. Por desgracia, en muchas ocasiones estas sensaciones eran motivadas por circunstancias y realidades realmente complicadas, cuya dureza se acrecentaba a medida que nos adentrábamos en estas regiones aisladas de los andes.

Por un lado destaca el estado de las casas (en su mayoría de adobe y sin ningún tipo de lujo), muchas de ellas muy deterioradas, en las que conviven juntos las personas y su principal sustento: los animales. Incluso en varias ocasiones pudimos ver familias que vivían sin luz y/o sin agua. Sin embargo, esta realidad contrasta con el enorme coraje, valentía y fuerza que demuestran los habitantes de estas comunidades; que nunca dejan de salir a labrar la tierra o pastear sus rebaños con los primeros rayos del sol.

Por otro lado es importante destacar el ámbito sanitario, principal motivo de nuestra estancia aquí. Las condiciones de vida, el clima, la falta de infraestructura, así como la distancia al segundo nivel de atención (entre 4-6 horas en ambulancia) hacen mella en el estado de salud de sus poblaciones. A lo largo de nuestras atenciones pudimos ver desde graves problemas osteoarticulares en personas de mediana edad, hasta la falta de una cobertura universal para toda la población, pasando por la dificultad de la discapacidad o la vejez en el área rural boliviana; lo que supone un auténtico abismo con el que deben lidiar los pequeños centros de salud de estas comunidades. Todo ello, unido a una importante carencia de medios, convierte al personal de salud en auténticos “superhéroes” que consiguen atender día a día a sus vecinos contra toda adversidad.

No debemos olvidar tampoco la situación de la mujer en los pueblos más lejanos de la ciudad. Sin duda la realidad más cruda, pues a todos los problemas comunes a la población se le suma un papel secundario donde sus derechos y libertades muchas veces son relegados a un segundo plano. El enorme trabajo y los logros de la sociedad boliviana (como en muchos otros países, incluido el nuestro), por conseguir una igualdad real entre hombres y mujeres, queda tristemente ensombrecido cuando entramos en algunas de las casas de las zonas rurales. Es aquí donde la mujer sigue cargando con todo el peso del cuidado y sostén de la familia, donde sus capacidades de progreso personal son pequeñas e, incluso donde sus capacidades de decisión sobre su cuerpo y su maternidad quedan supeditadas a la opinión de su pareja o su padre.

Probablemente, sin las explicaciones de nuestra coordinadora aquí, la doctora Marina Lazo, nunca hubiéramos podido comprender, contextualizar y asimilar muchas de las realidades que estamos conociendo a lo largo de nuestra estancia. A pesar de todo, la crudeza de algunas experiencias no logra en ningún momento eclipsar las vivencias y aprendizajes de nuestro viaje en este pequeño rincón de Latinoamérica. Sin lugar a dudas, Bolivia es un país increíble, cuya riqueza natural y cultural es palpable desde las primeras horas en las que te adentras en él y, que a pesar de sus dificultades propias, muestra a su visitante una enorme voluntad de lucha, cambio y progreso.

Elena Jimeno y Alberto Gil.

Si quieres saber más sobre el trabajo de medicusmundi para transformar los sistemas de salud en América Latina, visita www.saludintegralincluyente.com.

Si te parece interesante... ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone