Ninis: Ni insolidarios ni de brazos cruzados

Frente a la idea de una juventud que no hace nada para cambiar el mundo que le rodea, está la de multitud de chicos y chicas que saben que esta sociedad no les gusta y hacen algo para cambiarlo.

Hace unos días, oíamos a la eurocomisaria de Empleo, Marianne Thyssen afirmar que “los jóvenes y niños de hoy podrían acabar estando peor que sus padres”, en la presentación del informe anual sobre el desarrollo laboral y social de la Comisión Europea, que refleja cómo la juventud europea está siendo más afectada por la crisis y los cambios tecnológicos.

En nuestro país, 591.000 jóvenes se encuentran en paro, algo más de cuatro de cada 10 de los que buscan empleo. De los que tienen trabajo, casi una cuarta parte se declara en riesgo de pobreza… La juventud se ha convertido en un grupo especialmente vulnerable a la crisis económica y al fenómeno de globalización actual.

Los medios de comunicación, tan tendentes ellos a dar más cancha a las historias negativas que a las positivas, nos muestran cada día un catálogo de noticias de violencia, acoso y fracaso protagonizadas por jóvenes, pero ¿es realmente esto así?

Es verdad que la juventud está siendo uno de los grupos más golpeados por la crisis, pero también lo es que está en su mano cambiar esta realidad. Ban Ki-moon, el anterior Secretario General de Naciones Unidas decía que “la actual no sólo es la generación más numerosa de jóvenes en la historia, sino también la que puede cambiar su curso; los jóvenes deben combatir la inequidad y participar en la construcción de un futuro sustentable, deben ser ciudadanos globales activos”.

Ofrecer espacios de participación, donde los y las jóvenes puedan reflexionar, intercambiar, conocer otras realidades y pasar la acción es un buen modo de empezar a caminar para darle la vuelta a esta situación. Y en ello estamos en medicusmundi NAM.

Hace poco te contábamos todo lo que han hecho este curso nuestros Grupos de Acción Social en Navarra.  Pensar sobre los problemas de tu entorno, conocer lo que está pasando en otras partes del mundo, darte cuenta de lo relacionado que está todo, empezar a plantear soluciones y formar parte de ellas. Suena bien, ¿verdad?

Y es que en medicusmundi NAM creemos en una juventud como motor del cambio hacia ese mundo menos desigual y más justo que añoramos. Juventud despierta, solidaria y activa para transformar la sociedad. Una juventud que se cuestiona las cosas, sueña otro mundo posible y se pone en marcha para cambiarlo. Vamos, que los ninis en los que creemos son más bien eso: ni insolidarios ni están de brazos cruzados.

Hay otro futuro posible y estamos empezando a construirlo ya, porque, en fin, como clamaba el colectivo Juventud Sin Futuro, “quisieron robarnos el futuro, pero solo nos quitaron el miedo”.


El 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud, que este año está dedicado al papel que los y las jóvenes pueden jugar en la construcción de la paz.

Si te parece interesante... ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone