El coste de no hacer nada

La semana pasada seguimos con atención la reunión anual de seguimiento de la Agenda 2030. Entre todo lo que leímos, nos llamaron la atención unas palabras de Gerda Verburg, que afirmaba que teníamos que pasar de “los tenemos que a compartir qué se hace y qué podemos hacer en los próximos 13 años”.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), deberían marcar la agenda de los países de aquí a 2030 para que, como reza su lema, “nadie se quede atrás”. Una agenda que pone el foco en las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y las alianzas. Una agenda que se ha quedado corta desde el principio en el cómo podemos hacerlo: ni es obligatoria ni vinculante para los países ni se ocupa de cómo conseguir los recursos necesarios para conseguir el desarrollo y la igualdad deseados, pero que al menos nos da un marco de referencia para valorar qué vamos consiguiendo.

Conseguir los ODS no es una manera de resolver las diferencias entre las poblaciones de los países más pobres y los más ricos. El objetivo es que todos revisen sus modelos de desarrollo para que nadie se quede atrás. Se trata, por tanto, de poner el foco en las personas más vulnerables y trabajar hacia la equidad, o lo que es lo mismo: Que todas las personas puedan disfrutar de los derechos humanos con independencia de su posición social.

La Red Española para el Desarrollo Sostenible hacía público también la semana pasada el informe de seguimiento de nuestro país, donde tenemos mucho que mejorar: “De los 17 objetivos, nuestro país solo aprueba en igualdad de género (ODS 5) y acumula hasta nueve objetivos en rojo, puntuando especialmente bajo, en los indicadores de empleo, investigación, reciclaje de residuos municipales, biodiversidad o ayuda al desarrollo”.

Conseguir la salud universal

La Organización Mundial de la Salud (OMS), reclama más recursos para conseguir la salud mundial y se plantea en este vídeo cuál es el coste de no hacer nada, un precio que se pagará en forma de vidas humanas:

En medicusmundi NAM trabajamos cada día en el qué y el cómo para mejorar la salud de miles de personas en todo el mundo y hacer realidad los ODS.

Nuestra apuesta es hacer más fuertes los sistemas públicos de salud para conseguir que ésta sea de verdad universal. Eso se traduce por ejemplo en la formación de personal sanitario en Bolivia, en trabajar con la comunidad para prevenir enfermedades en Senegal, en construir un sistema sanitario respetuoso con otras formas de entender la salud y la enfermedad, en ayudar a la población a organizarse para no caer en la pobreza por recibir cuidados de salud en Mali…

Imaginamos un mundo mejor, sí, porque los sueños mueven el mundo, pero no nos quedamos ahí: trabajamos para hacerlo posible. ¿Y tú? ¿Quieres cambiar la historia?


Cobertura en Planeta Futuro de la reunión de seguimiento de la Agenda 2030:

Los “tenemos que…” para vencer al hambre y la pobreza
Guía para mejorar la vida de la mitad de la humanidad
Cinco recetas para la salud global

Si te parece interesante... ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone